2019 – Noviembre

Para muchos de nosotros, siguiendo el paralelismo de la educación, el hospital complementa la formación recibida. En ese sentido, no podremos utilizar el verbo completar, sino complementar, pues cuanto más tiempo llevamos en ello, más conscientes somos de lo que nos queda por
aprender, una necesidad vital que después se verá reflejada en el crecimiento profesional basado en la experiencia.

Los idiomas como vehículo de comunicación permiten que el conocimiento sea compartido. Esto se puede aplicar a los diferentes niveles de comprensión lingüística, con una terminología en inglés que se denomina Codeswitching. Cómo hacer del lenguaje un sistema donde la adaptación a los registros de nuestros interlocutores (nuestros pacientes) sea efectivo: en un escenario en el ámbito de la oncología en el que los conceptos sobre bioquímica, metabolismo celular y comportamiento inmunológico son claves, tendremos que hacer un esfuerzo es la acomodación lingüística de la terminología oncológica de comunicación con el paciente.

En oncología como ciencia, vamos mucho más allá en la necesidad de aprendizaje. Los conocimientos se renuevan constantemente. La comprensión cada vez más profunda de la oncogénesis, seguida de la puesta en marcha de ensayos clínicos permiten el desarrollo final de la investigación básica. El estudio de nuevas vías de bloqueo metabólico en el desarrollo tumoral, con diferentes trabajos que relacionan los procesos bioquímicos celulares con la posibilidad de cercar el crecimiento tumoral y acabar con el mismo son una constante en las nuevas publicaciones científicas.

Los conocimientos se renuevan constantemente. La comprensión cada vez
más profunda de la oncogénesis, seguida de la puesta en marcha de ensayos clínicos permiten el desarrollo final de la investigación básica. El estudio de nuevas vías de bloqueo metabólico en el desarrollo tumoral, con diferentes trabajos que relacionan los procesos bioquímicos celulares con la posibilidad de cercar el crecimiento tumoral y acabar con el mismo son una constante en las nuevas publicaciones científicas.