2017 – Septiembre

Septiembre es un mes de vuelta a la rutina para muchos después de esas vacaciones que nos permiten desconectar, relajarnos y cargar pilas para comenzar de nuevo. Es un mes de cambios: el final del verano y comienzo del otoño, el final de las vacaciones y la vuelta al trabajo, al curso escolar… Es tiempo de retomar temas pendientes, reanudar las actividades y comenzar nuevos proyectos.

A lo largo de este año la enfermería y la oncología aquí en España han estado de plena actualidad con congresos de nivel internacional que han vuelto a poner de manifiesto las necesidades de la enfermería en general, y de la oncológica en particular.

El proyecto a nivel europeo que busca el reconocimiento de la especialidad en enfermería oncológica poniendo de relieve su importancia en el cuidado del paciente oncológico, ha hecho que se insista con más fuerza en la lucha por la misma a nivel nacional e internacional.

Quizá ahora, con el apoyo de todos, podamos conseguir el cambio que necesitamos.

La atención a los pacientes oncológicos también reclama claramente cambios debido a la transformación continua que se está produciendo en este ámbito: nuevos tratamientos, costes casi inabordables, sostenibilidad del sistema, equidad en la atención, tratamientos de soporte, calidad de vida, ensayos clínicos… La humanización en la salud y en la gestión sanitaria es un tema que preocupa también a la enfermería oncológica.

Produce cierta inquietud que se vuelva a hablar de este tema cuando es algo supuestamente casi inherente a nuestra profesión y que quizá, debido a multitud de razones, es posible que estemos olvidando. Tenemos mucho trabajo por hacer, así que habrá que deshacerse de esa pereza que produce siempre el cambio, y empezar a poner nuestro grano de arena para conseguir que se produzcan esos avances que buscamos para la enfermería oncológica pero también para la atención sanitaria en general.