2016 – Febrero

Comenzamos otro año más de nuestra revista, un año que se presenta con dificultades y temas socialmente complicados como nuestra situación política, la aparición de nuevos virus y enfermedades, la situación de emigrantes que huyen de países en guerra, el aumento de la violencia de género, la crisis que no acaba, las catástrofes naturales, el cambio climático… no parecen las mejores noticias para hacer frente a un nuevo año.

Pero si hablamos de temas relacionados con nuestra profesión tampoco es que sean mejores: una sanidad que a pesar de ser un referente para muchos países continúa condicionada por los recortes cada vez más evidentes que están afectando la excelencia de nuestros cuidados, la decepción que ha supuesto el Real Decreto de Prescripción, las desigualdades que existen tanto en la atención de los cuidados como en el acceso a los tratamientos según la comunidad autónoma o incluso el hospital donde estés, la deshumanización de los cuidados, el estigma social que a pesar del tiempo y el trabajo realizado sigue teniendo la palabra “cáncer”… lo dicho, no son perspectivas alentadoras para motivarnos.

Por eso, cuando he visto el lema del Día Mundial del Cáncer este año he pensado que quizá había encontrado por fin, ese mensaje positivo que todos necesitamos, ese empujón… “Nosotros podemos. Yo puedo”, un gran lema si lo seguimos. ¿¿¿Y por qué no???

Que tal si empezamos a trabajar juntos y conseguimos inspirar a más gente para conseguir un cambio, si reconocemos y valoramos el trabajo de nuestros compañeros porque en realidad todos queremos que nuestros pacientes reciban el mejor trato, si formamos un equipo de verdad y trabajamos de verdad con el paciente como centro de nuestro cuidado.