2014 – Noviembre

Días pasados se ha celebrado en Madrid el Congreso Nacional de la ESMO (Sociedad Europea de Oncología) y de la SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica). En su transcurso ha quedado de manifiesto que la supervivencia por cáncer en España es similar al resto de Europa, aunque quizá hay cierto retraso en la incorporación de nuevos fármacos; incluso se ha presentado el mapa epidemiológico del cáncer en España con algunas diferencias por comunidades y provincias que servirá de base para futuros estudios.

Respecto a la enfermería y los cuidados que debemos prestar a los pacientes, hay que señalar que no depende de nosotros la introducción de nuevos fármacos, pero sí su administración y por tanto precisamos formación al respecto. Contamos con que las enfermeras oncológicas somos unas profesionales altamente motivadas y que en esa lucha diaria nos encontramos, pero debemos recibir la información directamente de la industria y la formación en nuestros encuentros y actividades periódicas, una de las razones de existencia de nuestra querida SEEO.

Una conclusión más es que el cáncer como grupo de enfermedades no es una enfermedad huérfana de investigación, todos los años, meses e incluso semanas aparecen nuevos fármacos o tratamientos.

Finalmente como enfermeras no debemos olvidar que la razón de nuestro quehacer profesional son los “cuidados” y éstos deben ser prestados con el calificativo de “exquisitos” aunque podríamos añadir muchos más como profesionalidad, empatía, honestidad e incluso vocación